jueves, 24 de noviembre de 2016

1 año y 7 meses



A mediados del año 2013, me encontraba desempeñándome como Docente de la Carrera de Publicidad y Comunicaciones, algo que realmente me fascinaba como persona y profesional, me encontraba dictando en los distritos de Miraflores, SJL y SJM; en verdad distaba en 3 institutos a la misma vez, que actualmente me pregunto ¿y cómo lo hacía? Aun no encuentro la respuesta.
Todos los lugares donde laboraba se encontraban lejos de mi casa como usualmente se puede ver en Lima, en aquellos días me encontraba muy pendiente de las páginas en internet buscando nuevas oportunidades de trabajo, vi uno en el distritos de los Olivos y me pareció una excelente oportunidad, algo había en mi pensamiento cada vez que pensaba en dictar en la Sede que se encontraba en aquel distrito, era obvio que mi interés primero nació por la cercanía que tenía a mi casa, en que gastaría menos pasaje y que podría dormir más,  pero mi interés creció y cómo puedes imaginarte postule de inmediato y como también te habrá pasado no me llamaron, y así pasaron los meses y ni una señal, pero bueno la vida continua y seguí dictando mis clases en los otros distritos mencionados, y cabe resaltar que también enseñe en el distrito de Puente Piedra y SJM.
Pasaron los meses y una tarde veraniega sonó mi celular visualizando un número desconocido, me informaron si aún contaba con disponibilidad de tiempo para poder dictar un curso en la Sede de los Olivos, a lo cual no deje que terminara y dije: ¡si! Me informaron que tenía que ir a la Sede y preguntar por la Jefa Académica que en ese entonces era una señorita de nombre Carla Rodríguez, con ella me entrevistaría y empezaría, al día siguiente me levante muy temprano me demore en la ducha más de lo normal, lustre muy bien mis zapatos hasta poder ver mi rostro reflejado en HD, me volví a bañar en perfume y me cambie, llegue al lugar y me perdí, pensaba que era la dirección que había estado pensando y no fue así pero como buen limeño preguntando llegue.
Me entrevisto o mejor dicho me explico el proceso de la institución una señorita que no recuerdo su nombre pero que no era por la que yo había preguntado, me informaron que la señorita Carla se encontraba de vacaciones, y al día siguiente empecé a dictar mi primer curso: “Fundamentos Visuales II” ya podía dormir hasta más tardes y llegaba a mi casa en menos de media hora en las combis asesinas, y así fueron transcurriendo los días y las semanas.
“yo siempre he sido bastante serio y poco amigable con el personal administrativo que trabaja en SISE y en otras instituciones, solo era de ir y marcar mi hora de ingreso daba mis clases y me retiraba, con los alumnos si agarraba confianza pero nunca con el personal administrativo ni con mis colegas Docentes, y no es que yo sea antisocial ni un renegado, pero me gustaba enseñar y no tanto ser el amiguito de las personas que dependían tu carga horaria ósea tu trabajo”
En una oportunidad entro a la oficina en donde trabaja personal administrativo y donde sí o sí tenía que ingresar para poder marcar mi ingreso y salida, en eso escucho que dicen: ¿profesor D´angelo? Voltee sonreí y dije si en qué puedo servirle, era la Jefa Académica la señorita de nombre Carla quien ya había regresado de sus vacaciones, se presentó y me dio la Bienvenida, muchas gracias le respondí y seguí mi camino.
En otra oportunidad ya pasando los días escucho que la misma señorita estaba en una conversación con sus amistades sobre el tema de edad, y le pregunta a un profesor que edad tenia y yo justo entro y pienso yo que para hacerme la conversación pregunto: ¿y usted profesor D´angelo que edad tiene? Era obvio que ella sabía mi edad ya que tenía mis documentos, pero bueno le dije 27, respondió que tenía la misma edad que ella, y me fui.
Y bueno pasaron los meses y posteriormente me dieron otros cursos en turno mañana y algunos en turno noche, entonces deje otros lugares en donde enseñaba y solo me dedicaba en la sede de los Olivos, había algo diferente en aquella señorita algo que no había pasado en otras sedes que había enseñado, su sonrisa cada vez que entraba a marcar mi entrada o salida y sus: “profesor D´angelo muy buenos días, hacía que uno se sienta a gusto en el trabajo y no solo era así conmigo si no con todo el personal Docente” todos los docentes y personal administrativo hablaban maravilla de ella, a nadie nunca escuche hablar algo malo en cuanto a ella, y la verdad que no había de que hablar, nadie le decía Carla todos le decían Carlita, creo que el único marciano que le decía señorita Carla era yo, y así le dije siempre.
Estos son algunos de los correos que con fines laborales ella me enviaba:

Y como pueden ver al principio no sabía quién era Carla…
Y así fueron y vinieron correos, y como nunca antes había pasado agarre confianza con el personal administrativo y con algunos docentes, incluso con algunos de ellos nos veníamos juntos en la misma combi asesina, muchos mayores que yo, y habrán pasado unos 5 meses, la verdad es que estaba feliz de trabajar en aquella Sede se sentía mucho cariño y unión de todos, incluso salimos algunas actividades de trabajo como paseos, cosa que nunca antes había aceptado ir.
En una oportunidad entre envíos de correos con la señorita Carla en una conversación muy amena ella me comenta que ya salía a estudiar y que bueno conversamos otro día, entonces no perdí el momento en poder pedirle su whapsap y conversar por ese medio, y así poco a poco fui agarrando confianza con ella, en una oportunidad se sentía un poco mal emocionalmente y la invite a la iglesia, que la verdad lo hice por 2 motivos uno para que conozca la iglesia y dos porque estaba misio, entonces en la iglesia podíamos sentarnos y conversar, y así fue, ella se quedó maravillada de lo que le explique en cuanto a la iglesia y sobre su organización.
Recuerdo en muchas oportunidades terminando de dictar mis clases, me sentaba en la oficina con ella y una señorita más que también trabajaba allí, y nos poníamos a platicar, a escuchar baladas, una de ellas: “contigo aprendí” “cuando pienso en ti” surgió una amistad muy bonita y ya tenía unos amigos más conmigo.
Le hable más de la iglesia, ella asistió a su capilla al mes se bautizó y al año nos sellamos en el Templo de Lima Perú.
A veces no entendemos muchas cosas y tampoco debemos de entender todo incluso algunas veces no será bueno entenderlas, y así fue como conocí a la persona con la cual estaré junto por las eternidades, me case a los 29 años, ambos de la misma edad, y ahora sabemos que nada podrá separarnos: ni las enfermedades, ni el dolor, ni la pobreza, ni la riqueza, ni el llanto y ni aun la muerte podrá separarnos porque hemos hecho convenio de ser uno por las eternidades. Ella es maravillosa sigue siendo la misma señorita Carla que conocí, la que sonrientemente me decía todos los días: “Profesor D´angelo buenos días como está usted” cada día la amo más, cada día nos conocemos, yo quisiera que nuestros hijos sean más como ella que como yo, porque ella es un ángel, que felicidad verla amanecer por las mañanas y sonreír conmigo, escucharla hacer sus bromas y acercarse a la ventana de nuestra sala y decir con una voz de niña: “Buenos díassssssssss Perúuuuuuuuuuu” yo aprendo de ella, de su sencillez, de su humildad, de su amor al prójimo y hacia los animales, de su desprendimiento de lo material, de su inocencia, de ella yo aprendo.
Y hay tantas cosas que pudiera escribir pero la literatura no basta para poder escribir lo que nosotros nos amamos, quedara en nuestros corazones y en nuestros recuerdos, nosotros creamos felicidad nosotros creamos los recuerdos, nosotros hacemos que el presente sea  mejor que el ayer.
Hoy cumplimos 1 año y 7 meses de casados.