jueves, 16 de octubre de 2008

MI PERRA ANGUSTIA

Hera una tarde soleada, me encontraba conversando con el amigo de mi tío, en bebedor triunfador, no diré su nombre por que no lo se pero si diré su apodo “cabuy” ellos cuando tomaban lo hacían por un mes completo o de repente dos, y eran muy ahorrativos ya que solamente gastaban por una botella un sol. No tenían necesidad de casa lo hacían en la calle, mientras conversábamos escuchábamos los gritos infernales de unos chiquillos adolescentes, todos ellos correteando ha un perro, que por cierto era perra. De raza boxer una preciosura querían amarrársela para que la pudieran vender y así satisfacer sus necesidades y deseos. La verdad ha mi me gustaban esa clase de perros pero brise preferido venderla, entonces como yo no podía quitárselos por que son mis vecinos, le dije a cabuy que el lo haga, entonces el no dudo en gritar ¡Ey suéltenlo! ¡Que pasa con mi perro! Y lo cargo, de inmediato lo entro en mi casa, diciendo que es de el su propiedad, lo único que yo hacia era ponerme serio para que no dudaran la verdad ellos sabían que el se los quito, entonces el la dejo en mi casa yo en ese tiempo vivía solo. Luego el se fue diciéndome que volvería para que se lo llevo ha vender, por que en la calle había mucha gente y van ha pensar que el se lo habría robado. Para eso cuando el se fue lo primero que yo hice fue sacar al perro llevarlo ha la casa de mi amigo chemo y venderla, el me llevo ha la casa de un amigo que comprara perros, el la miro la acaricio le gusto pero dijo ¡esta muy vieja! Yo casi le tiro una patada, la verdad yo no distingo muy bien cuando un perro esta viejo o no, entonces no lo compro. Nos fuimos por toda la avenida Perú ofreciéndola de tienda en tienda solo pedíamos 150 soles nos quedamos hasta las una de la madrugada ofreciéndola nadie nos la compro, entonces ya habían pasado dos días que yo estaba en ese asunto, además no podía dejarla ver por mis vecinos por que ya sabían que sus hijos la habían encontrado primero y nosotros se los quitamos. Entonces cada vez que la sacaba tenia que hacerlo con una sabana encima y cargándola imagínense como estaba mi casa de cochina, nadie la compro, la verdad me acostumbre mucho con el animalito, mientras andábamos por las calles de noche pedíamos comida o huesos y se lo dábamos ella ya era parte de nosotros cualquier cosa que hacíamos estaba ella, en una oportunidad estábamos caminando por la avenida Perú y en una pollerilla que tiene espacio en la vereda para que la gente coma, pasábamos con angustia yo la tenia con su cadena entonces ella se para en medio de la vereda donde todos están comiendo y lo primero que hace es sentarse, yo no lo podía creer, ella estaba ocupándose o haciendo el dos y todos me quedaron mirando, yo no sabia donde esconder la cara de vergüenza, lo único que me quedo hacer fue desenganchar la cadena y caminar riéndonos con mi amigo chemo, ella termino y nos siguió corriendo, ya éramos amigos entonces en esa oportunidad decidí quedármela y hacerla preñar y los perritos los vendería pero ella quedaría conmigo, entonces no sabíamos que nombre ponerle, lo primero que se me ocurrió fue angustia cuando mi amigo escucho ese nombre se comenzó ha matar de risa, pero así se llamo oficialmente ¡angustia!. Angustia es la mejor perra que existe en el planeta tierra y en toda la galaxia, recuerdo en una oportunidad estábamos un grupo de amigos y vinieron otro grupo y nos comenzaron ha tirar piedras entonces ambos grupos nos estábamos tirando piedras angustia fue la mas valiente se paro adelante con valentía y no dejaba que nadie del enemigo pasase, ella ya era parte del grupo ya era conocida. Mis vecinos ya sabían que yo la tenia pero ninguno de ellos me la quito, angustia ya era parte del barrio al contrario le Traian comida, pero siempre me decían que la primera preñada para cada uno un perrito. La verdad hice mil cosas para que salga embarazada pero no tuve resultados positivos entonces me di cuenta de que ella ya estaba viejita, le tengo un amor intenso e inmenso ella era como mi familia o como mi esposa por el amor que nos teníamos, entonces como la cama de mi mama estaba desocupada por que no estaba angustia ocupaba su lugar, dormía bien rico en la cama de mi mama hasta se tapaba y usaba la almohada, recuerdo muchas veces llore con ella, llorábamos juntos reíamos juntos paliábamos juntos, ella era todo para mi, cuando me ausente de casa por seis meses, a mi regreso la encontré flaca luego engordo. Es imposible escribir los sentimientos que sentíamos, siempre la sacaba al parque ella se corría todo saltaba jugaba y me correteaba, hasta hoy en día tengo la marca que me dejo en mi brazo izquierdo con sus enormes uñas, cuando la llamaba por la calle y gritaba angustia, toda la gente se reía, angustia ya era famosa siempre paraba por mi ventana de mi segundo piso mirando las calles, además es el único perro que se reía en el mundo, estiraba sus labios y dejaba ver sus enormes y viejos dientes. Recuerdo cuando los misioneros tocaron mi puerta por primera vez ella estaba hay también escuchando las charlas, y ella sabia que todo era verdad. Murió de artritis ha los huesos, fue el diagnostico del veterinario, ya no podía caminar se quejaba y yo no podía hacer nada, le dábamos pastillas pero nada, en ese tiempo mi madre ya había regresado ella le tubo mas amor aun siempre le preparaba su sopita de cabezas de pollo con fideos para ella, entonces lo que hicimos fue llamar al veterinario ha la casa el dijo que mejor es ponerle una inyección, que duerma para siempre, mis ojos se llenaban de lagrimas no podía creerlo siempre recordaba los momentos que pasamos juntos, ella se fue pero no fue fácil, le tuvieron que poner como cinco inyecciones para que duerma por que ella no quería, el doctor nos dijo es una perrita bien fuerte. La verdad hasta hoy en día ya pasaron como cuatro años y cuando llego ha mi casa siempre digo angustia mi bebita, pero ella no esta. La enterramos afrente de mi casa los chiquillos que la encontraron le pusieron flores, ella aun vive y como dice el evangelio algún día nos encontraremos y ella hablara asi como nosotros lo hacemos.

Jesus D'angelo

No hay comentarios: