martes, 14 de diciembre de 2010

paloma, palomita

Hace unas semanas tenía que verme con una joven que recién la había conocido entonces quedamos en encontrarnos en un lugar y poder conversar; no sé cómo llamar aquel encuentro, en el ámbito eclesiástico se le llama cita, pero ustedes dirán si es una cita tiene que ser algo formal, salir a pasear, al cine, a un museo etc... Es lo que haría cualquier joven común y corriente, lo harían para impactar a la joven o caerle bien y así ella se pueda divertir, claro no se divierte por estar con él, si no se divierte por los medios que el uso; bueno la verdad era en la mañana y no había mucho que hacer, tampoco quería impactar, muchos dicen que el primer impacto dice mucho, entonces después de esta salida ella preferirá nunca jamás volver a verme, bueno aquello depende de ti mi querida amiga.

Entonces mientras chateábamos, le dije si le gustaría limpiar mi capilla, (la verdad no era ninguna actividad en conjunto, yo solo me había comprometido hacerlo en aquel día), entonces ella dijo está bien me puede acompañar, quedamos a las 9:30 am, la espere una hora, luego llego; yo tenía la plena seguridad que vendría, no importa tarde pero llegaría, entonces llego, no al sitio donde quedamos si no una cuadra más adelante, igual estuve feliz al poder verla, en aquel tiempo no estaba tan enamorado de ella, solamente sentía un gusto pasajero tipo paloma en pleno desierto, entonces la vi parada toda universitaria con una mochila donde tria sus libros y cuadernos, me acerque la salude (aunque la verdad yo la quería abrasar), nos saludamos y nos fuimos en dirección a la capilla, llegamos, ella se sentó y me quedo mirando, luego me dijo: “no vas a limpiar tu capilla”, no me quedo otra que hacerlo, saque todos los instrumentos necesarios para limpiar el excremento de las palomas depositadas de una manera brillante en la vereda de la capilla; mientras lo hacia ella tuvo compasión y empezó ayudarme, mientras limpiábamos también jugábamos echándonos un poco de excremento en la ropa, ella no se dio cuenta pero un poco me cayó en la boca, menos mal que la tenia cerrada.

La verdad yo quería sacar bastante información, más que información quería ver su personalidad de ella, quería ver su lado humano, el lado divino que da la esencia de poder ser dioses; por ello, la lleve a limpiar mi capilla, luego dije que hago, muy bien como es hora de almuerzo la llevare a comer a un restaurante que no de mucha seguridad, a uno como se podría decir de barrio, ósea del pueblo donde comen los verdaderos peruanos y no los que andan en nubes; entonces le hice la invitación para comer algo por ay, mientras caminábamos buscando uno, yo tenía planeado a cual ir a comer, era uno más o menos donde el menú estaba seis soles, bueno para la gente pobre es bastante e, mira que fui bueno porque más abajo había un comedor popular donde el menú esta dos soles, especial dos cincuenta; el asunto fue que llegamos miramos el menú, ella miro el sitio, pude ver su rostro, no estaba nada conforme con el lugar, claro que yo no la persuadí a entrar y comer en aquel lugar, basta ver su rostro para saber su respuesta, no dije nada, nos fuimos a comer a un chifa.

Mientras comíamos conversábamos, no nos dimos cuenta y la hora paso de una manera rápida que ella estaba retrasada como una hora, (la verdad yo si sabía qué hora era, pero no dije nada porque quería que ella se quedara más tiempo), demoramos comiendo aproximadamente dos horas, luego la acompañe a tomar su COMBI y cada uno hacer las cosas planeadas.

Bueno esta fue la primera impresión que tuve de ella, limpiamos la capilla y luego almorzamos, no me arrepiento de nada ni de ponerla a limpiar, tenemos que salir del encuadre, una cita entre dos personas es cuando ambos quieren verse y hacen lo imposible aun por verse unos minutos, aquello es una cita así de claro, por ello, depende la intención de ambos, tal vez para uno pueda ser una cita mientras para el otro no lo fue; una cita es un acuerdo mutuo entre dos personas para verse físicamente y poder hablar algún tema; ahora si ustedes salen al cine, se le llama salida al cine y así con cualquier lugar que vayan, pero les recomiendo, especialmente a ti mi amigo que estas desesperadamente enamorado de aquella joven y aun no tienes el valor de decirle, te recomiendo que no vayan al cine si no hasta que sean novios, lo que tú tienes que hacer inmediatamente, es tener tiempo para poder conocerla, dime en el cine que vas hacer, nada solo ver nada mas. Pero bueno aquello depende de ti, no quiero imponerte nada, tu eres muy sabio con tus decisiones que tomas, solo espero que no pierdas el tiempo y luego te estés lamentando.

El otro día conversaba con un amigo, el preguntaba qué podía hacer, estaba enamorado de una joven, es simple le dije, tienes que expresar lo que sientes, el tenía miedo de ser rechazado, seguí comentando: “pero mi hermano, si es que sigues así pasando el tiempo saliendo con ella te sigues enamorando y después de un largo tiempo le dices ¡te amo! Y ella te dice que ¡no!, ¿qué harás?, lo peor sería que mientras sales con ella, viene otro tipo la enamora y te la quita”, tienes que ser directo deja de fanfarronear y funciona, a las chicas les gusta que uno sea directo, no mandado como lo hacen mundanamente, si no directo.

Lo siento que me haya salido un poco del tema apero todo tiene que ver con todo, así que aquel día la pase muy bien, la joven paso la prueba, esta acta para entrar al más alto cielo (jajajajajaj).

Si le haces una invitación semejante y la joven te dice: ¡estás loco!, ¿hablas en serio? Etc.…..

No le hagas caso ya sabes cómo es ella…… así tendrás tiempo de poder buscar o encontrar alguien que cumpla con los requisitos, no pierdas el tiempo mi hermano, vales ¡ORO!, aprovéchalo sal con jóvenes que verdaderamente sientan el amor de Cristo en sus vidas y que vivan por lo más importante, que comprenda el plan y el por qué esta en esta tierra, si ella sabe el fin sabrá que medios son útiles…….. bay bay

No hay comentarios: