viernes, 4 de febrero de 2011

Lo siento no puedo describirte, tengo muchos problemas en que pensar como para tomarme el tiempo de describirte, las tareas los trabajos y las amistades no permiten hacerlo, ni hablemos de la iglesia el tiempo pasa corriendo; lo poco que puedo hacer poder hacer es una analogía entre tu vida y la mía: si, así como suena tu vida y la mía, “tu el manantial yo la gota, tu el sol yo la nube, tu el planeta yo venus, tú la manzana yo la semilla, tú la felicidad yo la esperanza, tu el genio yo el aprendiz, tu mi meta yo el camino, tu mi salvación yo la rebeldía, tú la luz que ilumina mi vida ”. Te das cuenta, no tengo mucho que hablar de ti, es imposible describirte, llegaste a mi vida cuando tanto te esperaba, cubriste mi soledad con tu magia deseada, guardaste lo sagrado de este mundo compartiéndolo conmigo, hoy te admiro mujer valiosa, un día sin ti no es día, un día sin ti es casualidad; me enamore como un adolescente empedernido, hoy te tengo conmigo, si que el mundo hable y los chismes corran mientras nosotros el aquel piso damos vuelta sin mirar la hora, si que el mundo nos mire hay tu y yo recostados en el gras natural donde aquella paloma deposita su esencia y amor sobre mi pecho fornido; si que el mundo nos mire, hay tu y yo sentados en el parque “el desconocido”, que nos envidien porque no saben lo que es tocar unas manos mirando a los ojos y decirle con el alma “te quiero”, si que el mundo nos mire y recordaran verte llorar, recordaran las mejillas más hermosas del mundo cristalizadas con lagrimas de una doncella inmaculada; si que el mundo nos mire y……….

No hay comentarios: