lunes, 28 de marzo de 2011

A mis 25 añitos……………..




Desperté como de costumbre con las piernas entrecruzadas con el cuello torcido y las manos sudando, lo primero que pude pensé fue: ¡25 años! Mientras disfrutaba de la tranquilizante siesta pensé en todo aquello que había transcurrido en mi vida……………


Si, como no recordar el día en que vine al mundo, mientras escuchaba estando en el hermoso y gigantesco vientre de mi madre naciendo en semana santa por ello el nombre de JESUS, los gritos de dolor acompañado por gotas de sudor que caían cada vez goteando hermosura y alegría por las mejillas de mi madre, yo aún no nacía pero ya sentía; si mi hermano, sentía el calor de una madre y sabía que Dios es justo al ponerme en manos de oro, en manos dispuestas a sangrar antes de ver a su hijo yendo a un infernal, hubo un gran silencio en el quirófano, yo estaba asustado no sabía que hacer correr o llorar, ninguna pude realizar solo me quede recostado en los brazos de mi madre, el doctor con una sonrisa en el rostro le dijo: ¡señora tiene un hijo muy grande! Ahora mido 1:84 cm……………….


Mientras seguía recostado en mi hermosa y blanda cama escucho la voz angelical de mi madre diciendo: ¡Jesús el desayuno!; me quede unos minutos recostado, pensando en las personas que me aprecian y a las que yo amo, pensé en toda mi familia, en mi niñez, en la iglesia, en mis líderes, en la misión, en mis estudios y como no en la persona a la cual amo con toda el alma y como ayer le dije: “mi vida no sería tan feliz si no estuvieras a mi lado, eres todo en mi vida”, pensé en algún día poder formar mi familia, tener un hogar y realizar mis noches de hogar, en servir a mi iglesia y vivir por mi Dios, aun estando recostado me invadió un sentimiento de amor y misericordia pensé mucho en mi salvador y sentí que él siempre está presente en todos los momentos en que necesitamos de alguna ayuda, pensé en mis momentos de crisis en los cuales él siempre estuvo presente, le amo por que el me amo primero y dio a su hijo para que yo pueda ser salvo y poder arrepentirme de mis pecados, pensé lo gran imperfecto que soy y en mis muchas debilidades las cuales tengo que gobernar de alguna manera u otra, aun seguía el sentimiento diciéndome: “ahora que tienes 25 años es una oportunidad para demostrarme que eres mi hijo del cual estoy orgulloso”; mis lágrimas aun caían sabiendo que era el espíritu el cual me estaba iluminando, tuve el corazón lleno de gozo y felicidad supe que podría ser feliz que tenía un futuro excelente y que tenía las armas necesarias para realizarlo, pensé en todos mis atributos y dones sabiendo que con ellos podía llegar muy lejos…….


En eso escucho nuevamente el aviso de mi madre: ¡Jesús el desayuno! Entonces estando en la sala mi madre me saluda con un abrazo diciendo: “feliz cumpleaños hijito”, tomamos desayuno y conversamos algunos temas familiares hicimos planes para tener un almuerzo con amigos de la iglesia –todos mis amigos son de la iglesia- .


Días antes habíamos quedado con mi hermosa e inteligente novia que este domingo ella vendría a mi capilla por la mañana ya que era mi cumpleaños, entonces después de tomar desayuno fui a recogerla, como no recordar su lindo y amoroso abrazo diciéndome: “feliz cumpleaños”, fuimos a la capilla la pasamos hermoso disfrutando de las verdades eternas que solo en la iglesia podemos encontrar, luego invite algunos hermanos a tener un almuerzo de amistad y bastante pintoresco en mi humilde casa; fue excelente compartir con ellos, mis verdaderos amigos y por qué no mencionar sus nombres ya que ellos tienen un poco más de juicio y no se amargarían por mencionarlos: yimi García, juan pablo carrasco, Santiago Echevarría, Javier gallocondor, Jaime torres y quien les habla; gracias mis amigos les amo, les estimo y siempre les tendré presente, tenía en mente invitar a otras personas almorzar pero ellas estuvieron realizando otras actividades en llamamiento de estaca que tienen; gracias a todos los que me saludaron, a todos los que se acordaron y a los que no igual manera gracias, mil gracias.


Luego por la noche estuve pensando en quien fue la primera persona que me saludo, de hecho dije fue mi madre y luego mi novia, meditando en las cosas me di cuenta y reconocí que la primera persona que me saludo fue MI PADRE CELESTIAL, y me dijo que él me perdonaba mis pecados solo que ahora este año tenía que ser mejor que el anterior, y así será cuando el ser humano dese conseguir algo en su vida no existe nadie que pueda detenerlo, salvo el mismo.


No hay comentarios: