martes, 17 de mayo de 2011

me siento un poco triste

Hace mucho tiempo que no escribo nada en mi cibernético diario, la verdad siempre lo hecho dentro mi pequeño y robusto cuarto coloreando algunas fojas de un cuaderno súper anillado que solo compre por diez soles, aquel podría contar todos los sucesos de mi vida, todas aquellas etapas que marcan la diferencia entre una etapa y la otra, no se quienes verdaderamente son mis amigos, no se quienes me aman y quienes no, tal vez a veces pudiera diferenciar entre personas que les gusta pasar el tiempo conmigo y quienes solo se aprovechan de una sonrisa cálida y sin hipocresía, quisiera ver los corazones y sabré cuales estuvieran dispuestos a cederme un poco del suyo, sabré quienes pondrían el corazón al suelo para que yo pudiera pisar blando; muchas veces me siento solo, triste y desanimado, teniendo deseos de llorar y pensar: “si tuviera aquellos brazos que con amor pudieran opacar mi tristeza y mi llanto” si amigo yo no soy un escritor, tampoco quiero serlo, solo deseo escribir de una manera bastante humilde y a la vez sincera lo que verdaderamente siento, muchas gracias a las personas que me saludan por las calles con una sonrisa en el rostro y las manos extendidas, si en algo les soy útil estoy para servirles.


Muchas veces quisiera que me amen como yo amo, pero casi siempre no sucede lo mismo, uno tiene que conformarse con un amor que solo deja suspiros por la noche, comprendo que a todos no tengo que caerles bien, ahora si reconozco y extraño aquel amor que muchas amistades me brindaron y por mi ceguedad no supe reconocerlo ni guardarlo, ahora extraño aquellos brazos de consuelo y una mirada tierna y pura que solo una madre puede dar, si madre te extraño mucho.


Hoy mis días han cambiado no son como los anteriores, una sonrisa me fue robada, una alegría desapareció de mi, si aquel soy yo el que siempre lleva el corazón en la mano y muchos juegan con él, es que aun no comprenden para que fue hecho, incomprendidos.


Quisiera ser un niño y no tener preocupaciones y que este mundo malvado y materialista no se adueñe de mi corazón ni de las personas que tanto amo, tanto me duele tener que lidiar con aquellos personajes que piensas que uno vale de acuerdo a lo que tiene, pobre de ellos aun no saben que tiene un espíritu que no puede ser creado ni destruido, tú no sabes nada de amor no me hables del tema, tus diversiones y pasiones te levaron lejos de la palabra amor, el materialismo te alejo de la esencia que cada ser humano posee y solo buscaste la vigencia de una chequera, si tú que andas con el cuello erguido y con el cabello sueltas algún día sabrás que existe el amor y tarde ya será.


Solo quiero decir que estoy enamorado y deseos que casarme con la mujer que tanto amo, la vida es una sola, no existe el probare a ver qué tal me va, no existe eso mi amigo, no, olvídate la vida es única y mientras más tiempo tengas en ella, mas sabrás comprenderla y amarla, tú vales oro y nadie tiene el derecho de venir y tratarte de una manera poco amble y livianamente, tu eres el hijo de un Dios y el hermano del salvador del mundo, tienes a personas que jamás te defraudaran que jamás te darán la espalda y siempre estarán a tu lado, pase lo que pase, hagas lo que hagas ellos jamás te darán la espalda, jamás dejaran de hablarte, ellos te aman tal y como eres y si tienes que mejorar algunas cosas ellos te ayudaran y no te abandonaran.


Les doy un secreto, aunque la verdad no es ningún secreto, han habido muchas veces en mi vida en las cuales estado bastante triste sin saber qué hacer, muchas personas me aconsejaron pero el resultado seguía siendo el mismo, me sentía desanimado y que nadie me amaba, en aquellos días recordé que verdaderamente existe una persona que sabe y comprende por lo que estoy pasando, y que hubo un tiempo en que ambos trabajamos por dos años y siempre conversábamos, nos hicimos amigos inseparables; recuerdo que me arrodille y le conté todo lo que me estaba sucediendo y pedí su consejo, no podía creerlo mi corazón se lleno de gozo y deje todo aquel sentimiento que no me ayudaba en nada, supe con certeza que verdaderamente tenia a mis amigos que siempre estarían conmigo, si mi Padre Celestial siempre estuvo conmigo, no tuve que ver ángeles ni sueños, ni luces dentro de mi cuarto, si solo fue un silbo apacible y delicado que penetro hasta lo más profundo de mi ser, un sentimiento me invadió y desalojo al intruso, recordé que existen problemas que muchas veces nos ponen tristes pero nunca debemos olvidar aquellos personajes que nos aman, sus palabras del salvador: “nunca te abandonare ni te desamparare” , que hermosas palabras, su invitación siempre nos hace: “yo estoy a la puerta y llamo”, señor de señores y maestros de maestros.


La verdad no pensé en escribir en cuanto a lo que acabo de mencionar, pero la verdad me sentía bastante triste, desanimado y preocupado, entonces mientras trataba de escribir algunos episodios de mi vida, mejor dicho lo que sentía en este mismo momento, pero no se salieron algunas ideas mejor dicho mi esencia que me hizo un ser humano y por qué no escribir de lo más sagrado y mas valioso que todos los seres humanos tenemos, por ello quiero testificar que existe una persona que es capaz de resolver cualquier problema que tengas, no existe dolor tan grande que ellos no puedan aliviarlo, por ello acude a ellos y confía en ellos, testifico que estamos en la verdad y que la verdad nos hará libre cuando acudamos a las personas indicadas pata que nos libren de todo pesar y angustia, que Dios los bendiga y los guarde siempre, vales ORO.