domingo, 4 de septiembre de 2011

Ya son las 3:23

Ya son las 3:23 de la mañana y aun sigo en la casa de mi amigo de la infancia, pensé en solo estar una hora tomar un anís y luego regresar a casa, pero parece que la conversación y el anís estuvieron tan buenos que tuve que quedarme, luego de estar en la sala y de tomar un relajante lonche, decidimos subir a su cuarto y seguir subiendo los videos que filmamos en el cementerio del Callao, que la verdad están buenazos como para no dormir toda una noche, a mi derecha se encuentran tres peses dos de ellos son racistas y uno es negro, es que la vida nos enseña que la diferencia está en todo lugar. Retomando el tema del cuarto, seguíamos subiendo los videos y mientras reímos mi amigo lalin se quedo dormido, entonces pensé en retirarme pero el me dijo que no hay problema puedo quedarme en su cuarto y el dormirá en el otro, la verdad no tenía problemas ya que mi casa esta a otras cinco mas, entonces mirando la hora me di cuenta que eran las 3:23 am, en estos momentos me encuentro sentado en la cama escribiendo mi rustico diario cibernético, a mi derecha está la pecera que pobres peses pienso que deben estar de frio o queriendo hacer alguna otra actividad, pero bueno me entraron los deseos de escribir es que la verdad es algo que siempre lleve por dentro escribo hace muchos años atrás, entonces por qué no coger esta oportunidad en la que estaba en un lugar y a una hora en que nadie podría molestarme ni llamarme, solo si es que pasarían algunos eventos paranormales ello solo me haría salir corriendo de la casa.


Ayer fue la conferencia de mi estaca, como todos los miembros sabemos que los sábados es la sección del sacerdocio y de los mayores de 18 años, entonces fue una reunión muy espiritual, una reunión muy enriquecedora donde se sintió y se derramo el espíritu como el día de pentecostés, pude aprender muchas cosas, pero lo más importante es que sentí el espíritu y aquello es mejor que el conocimiento, se me quebró el espíritu cuando escuche en cuanto a los misioneros retornados lo tan bendecidos que son y que el señor esta orgullosos de ellos, me sentí muy bien y feliz de haber servido al señor por dos años como misionero.


Pero justo aquella noche yo le tenía que decir al padre de mi novia que me gustaría poder conversar con él y con su esposa, ya que teníamos un tema pendiente, bueno no quiero confundirlo antes de contar lo que tenía que hablar con el hermano, mejor contare lo que paso, o mejor dicho lo que sucedió, cosa que ellos después de aquel acontecimiento hablan muy mal de mi, prejuzgando mi comportamiento, sin tener el verdadero conocimiento de las cosas. Entonces decidí aquel día poder conversar con el hermano o mejor dicho sacar una cita para poder reunirnos con su esposa y si yo hice algo incorrecto pedir disculpas por aquel acto.


Todo nace por que hace unos días quise invitar a mi novia a mi casa para poder tener un almuerzo con mi mama, de esa manera ambas se podrían conocer y así estábamos formalizando mas nuestra relación, entonces mi novia conociendo como es su mama, me dijo que mejor le diga yo porque si ella lo hacia el permiso seria negado, por más que sea algo justo y correcto, y por supuesto que ante los ojos de Dios estaba perfecto aquella invitación, ya que aquello aconsejan nuestros líderes, entonces converse con la hermana y le pedí permiso para que su hija pudiera venir almorzar con mi mama y le explique el fin de aquella reunión, la cara que ella puso no fue de una madre santo de los últimos días feliz porque su hija formalizara y conociera a la mama de su novio, todo lo contrario puso una cara de acidez y dijo pero por que mañana, acaso no hay otro día; después de persuadirla y hacerle entender que estamos haciendo lo justo ante Dios ella accedió, dijo: “pero solo por unas horas”, entonces quedamos en que el día de mañana yo estaría recogiendo a mi hermano novia a las una media de la tarde.


Después de entregar un trabajo que había terminado en aduanas, tome el carro directo a su casa, entonces llegue media hora antes de la cita propuesta, salió mi querida novia y me dijo que esperara que se cambiaria, mientras esperaba me llamaron por teléfono a mi celular chino, mientras conversaba paso un tipo corriendo y trato de arrancharme el celular al no poder hacerlo corrió y se tiro por la ventana de un auto que lo estaba esperando, gracias a Dios no me paso nada y tampoco pudieron quitarme mi celular, al instante llame a la policía y les informe del hecho, me quede nervioso primera vez en mi vida que intentan robarme, mi cuerpo quedo temblando.


Abre estado esperando sentado en el muro de la puerta de mi novia unos veinte minutos, no sé por qué no me dejaron subir al balcón, en otras oportunidades ella me dice que su mama no quiere, entonces ella baja y le explico lo que me había pasado, se sorprendió por el hecho y después de conversar unos minutos del tema, salió su hermana y entonces mi novia me dijo ya vámonos, entonces pensé que me estaba bromeando, dije: ¿y tu hermana?, ella respondió que vendría con nosotros, y ambas rieron, bueno seguí pensando que era broma hasta que llegamos a la avenida, entonces volví a preguntar si su hermana también iría, yo aun seguía un poco nervioso por el intento de robo por el cual pase, entonces respondió que también iría su hermana, no podía creerlo, no sabía que decir, me sentí burlado por su madre, le pregunte a mi novia por qué no me había dicho un día antes o unas horas antes que iría su hermana, a lo que ella respondió: “mi mama a ultimo segundo me dijo que también iría mi hermana” y era obvio si ella le decía que no, su mama no la dejaría ir, pensé pero por qué tiene que pasar esto si todos somos miembros de la iglesia, debiera de reinar el amor y la paz entre todos, y la confianza a nuestros hijos y el respeto del albedrio, recordé las varias oportunidades en que su mama nos destrozaba algunas salidas o citas que teníamos, recordé que en bien se entero que nosotros éramos novios movió cielo y tierra para que nosotros terminemos, pensé por qué tiene que ser así, por que no comprende mejor las cosas de Dios, que había de malo que nos reunamos nosotros tres con mi mama, y ya un día antes habíamos acordado con la hermana que iríamos con su hija a tener un almuerzo con mi mama, pero la señora como siempre a última hora quiere hacer lo que a ella le parece mejor sin consultar antes. En otra oportunidad podemos llevar a su hermana y su hermano si desea, pero esta era una oportunidad de presentarla a mi madre, no era su hermana el problema, ella era un victima de todo, se me vino a la mente una escritura: “por que aquel que tiene el espíritu de contención no es mío si no es del diablo”


Entonces decidí en que mejor no iríamos al almuerzo y que lo postergaríamos, le dije a su hermana que el problema no es con ella que me disculpara, pero que su mama había actuado de una manera incorrecta, la verdad yo estaba cansado que la hermana siempre nos arruinara nuestros planes, mi novia no se molesto me dijo que no hay problema ella entendió, entonces al día siguiente sus padres me habían proclamado la guerra, diciendo: “quien se a creído que viene a tratarnos de esa manera” “nunca más lo quiero ver en la casa” “nos trata como basura” “no quiero ver a ese tipo en la casa”, ambas palabras de su madre y de su padre, un Sumo Sacerdote de la iglesia, entonces mi novia se incomodo un poco porque su hermana se sintió ofendida pensó que yo no quería llevarla por algo personal que tendría con ella, pero para nada el motivo fue otro, ya lo he contado; la verdad es que me sentí triste, pensé uno sirve al señor con todas sus fuerzas, cumple con una misión y luego buscas una joven con quien casarte y uno siempre tiene la esperanza y el conocimiento de que los padres también comprenden la doctrina y que todo irá muy bien, pero muchas veces los padres son adictos al materialismo que dejan de lado lo más importante: “la obediencia con exactitud”.


Después de unos días converse con mi novia y arreglamos el asunto entre nosotros, le pedí perdón si la había ofendido en algo, le dije que en estos dos días que no nos habíamos visto había llegado a una conclusión: “que ella es una persona muy importante en mi vida” “que la amo con toda mi alma”, ella me cogió de las manos y me dio un beso, fue una experiencia maravillosa, recuerdo las enseñanzas del salvador: “a vosotros os es requerido perdonar a todos, pero yo perdono a quien sea mi voluntad perdonar”, ella cumplió con el mandamiento, y seguimos siendo los novios más felices de todo el mundo, hablamos de nuestro matrimonio y nuestros hijos, nos pusimos una meta y dijimos que no seriamos tan celosos con los novios de nuestras hijas, también me pidió que por favor arregle el problema con sus padres que ellos no quieren ver ni mi sombra, la verdad no es tan importante quien tiene la culpa y quien no, lo importante es que se solucione el problema, sabemos que debemos de pedir perdón así no tengamos la culpa, entonces eso le dije a ella que yo haría con sus padres, y lo hago porque la amo y porque amo a Dios y algún día quisiera ser como él es.


Entonces me dijo que por el momento no era bienvenido en su casa ya que sus padres no me querían ver ni en pintura y le habían dado a entender que termine conmigo, entonces nuestra meta cercana era que yo pudiera conversar con sus padres, entonces dijimos que sería el sábado saliendo de clases del instituto de la iglesia.


Mientras ella se alistaba siendo sábado por la mañana para asistir a nuestras clases, su madre cada vez le mandaba hacer más cosas para que de esa manera no asistiera a ser instruida por líderes del señor, su padre le dijo: “yo pienso que es mejor que no vayas”, ella respondió: “yo pienso que es mejor que vaya”, claro el sabia que nos encontraríamos, cuando en el semestre pasado nos inscribimos en el curso de matrimonio eterno sus padres le prohibieron que asista aquella clase conmigo, pero igual asistíamos; bueno entonces nos encontramos el sábado por la mañana en instituto y me dijo que hoy su mama hablo muy mal de mí, que sería mejor que converse el día de mañana, esta bien le dije, pero como en la noche había una reunión del sacerdocio y adultos mayores hay sacaría una cita con su papa, pensé que con el hermano podríamos entender mejor las cosas ya que hablaríamos de sacerdote a sacerdote, entonces después de terminada la primera reunión me acerque a su papa y lo salude, luego le dije si podríamos conversar el día de mañana con su esposa y él, su respuesta me dejo una vez más frio: “no tenemos tiempo”, después de insistir me dijo: “sería mejor que a mi esposa le pase un poco aquello”, le dije que sería importante que podamos hablar y poder entender algunas cosas que habían pasado, pero él seguía diciendo: “después de un tiempo”, entonces de una manera directa le dije: “hermano está mal ser prejuicioso, no podemos juzgar, mucho menos sin conocimiento” el me dio a entender que lo que yo había cometido era un pecado imperdonable, que no se podía hacer aquello, le dije que si yo había actuado mal entonces quería pedir las disculpas del caso, pero él siguió defendiendo aquella teoría de hombres que van en contra de la doctrina de nuestro Dios, y todavía me hablo de dignidad, por eso quiero conversar con ustedes, le dije. Entonces luego le mire a los ojos y le dije: “hermano usted ya esta mayor para estas cosas, su hija y yo seguimos y no vamos a terminar y nadir la puede obligar a terminar conmigo, existe una línea y respétela”, me dijo que respeta, que es decisión de su hija, pero yo sé que es mentira, el trata que su hija no este conmigo.


La verdad es que me dejo pensando mucho su comportamiento, pensé que como persona mayor comprendía la doctrina, pero no la comprende, pensé que él me iría aconsejar a mí, que aprendería de él, pero no fue así, y me despedí diciéndole: “así quedamos”.


No es que yo quiera hablar mal del hermano, se muchas cosas pero no vienen al caso, el tema que me importa es que nos dejen ser felices y que no traten de hacernos la vida imposible, si yo tengo que pedir perdón alguien lo hare, eso no me hace menos que nadie, es todo lo contrario estaré respetando los mandamientos de Dios; mañana es día de conferencia y no podre sentarme junto a la joven que amo, porque sus lindos padres no la dejaran, espero pronto pueda conversar con ellos y arreglar este asunto.


Al terminar la conferencia hable con el Elder Uceda y le comente por el problemita por el cual estaba pasando, el me dijo: “si tu vez que es una joven con la cual te sellaras y tendrás una familia, tienes que tenerle paciencia a los padres y no trates de cambiarlos ellos serán así, y no les des la contra, ten paciencia”, bueno, el consejo me dejo más tranquilo y a la vez resignado, pero feliz, aquella noche sentí muy fuertemente las impresiones del espíritu.


Termino diciendo que en esta vida debemos de ser semejantes a Cristo, si somos semejantes a él y nos esforzamos todos los días por serlo viviremos en paz entre nosotros y con los demás, se que yo no soy perfecto y si me equivoque pediré perdón, pero la guerra no inicia con quien empieza, si no con el que responde; orare mucho y ayunare y espero casarme muy pronto con la mujer que amo y seremos felices por las eternidades y viviremos solos, …y ambos serán una sola carne…


Solo quiero decirle a mi novia que la quiero mucho y que seré un excelente esposo, me esforzare por hacerla feliz todos los días de nuestra vida, que todos los días será nuestra luna de miel. Te quiero mucho.


Son las 5:02 am


No hay comentarios: