viernes, 20 de julio de 2012


Las puertas suenan y nadie abre
Aquel anciano demente sentado
Las flores rojas aisladas
La montaña en alta mar
El sol no brilla
La lluvia aterrada
Los puertos mancillados
Los ángeles crucificados
Mi alma es la puerta de tu decencia.

No hay comentarios: