sábado, 15 de septiembre de 2012

Nadie me quita…



Nadie me quita lo bailado, 
nadie me quitara lo bailado, 
el momento llego y rápidamente paso, 
nadie lo recuerda tampoco yo, 
ni me lo recuerdan, ni quiero hacerlo, 
solo paso nunca al fin llego,
 solo la diversión escogió; 
cada uno con su estilo de bailar,
 a veces lejos, a veces cerca, 
cuchicheando al cuello, 
cada uno con su ritmo de bailar, 
piezas hay muchas, 
no hay por qué sentar,
 la fiesta sigue hasta ya no dar, 
ten cuidado con la nana, 
solo hay permiso hasta las cuatro de la mañana, 
tu sigue bailando si te gusta la pieza pídela de nuevo, 
con gusto se volverá a tocar para que así puedas gozar; 
ten cuidado al razonar nunca la ley oprime la lógica, 
pero si la lógica oprime la ley,
 la fiesta sigue a dar, 
nadie se cansó la pareja se aburrió, 
ambos ya no bailan, 
pero la pieza les gusta, 
a veces cambian, 
a veces cantan, 
luces en los cielos oscurecen su visión, 
humo en los aires les traen a la cabeza dolor, 
todo está oscuro, todo desafiante, 
en eso desfilan los infantes, 
se quedan por un instante, 
sin saber que la diversión llegaron a encontrar,
 luego se marchan sin saber por qué bailar, 
la oscuridad desaparece el humo se desvanece, 
se vuelve a bailar con más fuerza que dar, 
con más pasión que al empezar. 
Tiran las pitas, los títeres en el suelo tirados quedan, pero la pieza sigue dando

No hay comentarios: