sábado, 15 de septiembre de 2012

Te vi de la mano con él.


Pronto mi descanso será eterno sin interrupciones ni maltratos con la conciencia quieta y la boca ocupada, los años ya han pasado  guardando los recuerdos de una vida sedienta de placer y dolor, hoy mis ojos extrañan tu presencia, hoy recuerdo al atardecer en tu cima montaña colgado del arbusto que cuando no estabas era un susto,
 si… recuerdo tu manantial corriendo por mis venas penetrando el olor deseado, suavizando toda tención… como olvidarme de tus besos jamás antes dados, tu textura despertaba mi tención permitiendo que  nuestros vínculos hicieran fusión, los cielos se partieron y algunos descendieron y al instante regresaron, tú y yo sedientos de amor demostrando nuestra fragilidad de ardor, se quebraron las montañas las cuevas quedaron asoladas y los arbustos despiertos de tanta canción, como no regocijarme de aquella velada, la lluvia era intensa y los ponchos pocos, estábamos tú y yo caminando descalzos como si fuéramos niños nos sorprendíamos de lo desconocido, si amor ese día explore el mundo escondido.

Como olvidar aquellos impactos que solo tus ojos podrían brindar, hoy no estas y me queda el solo recordar los momentos de felicidad, hoy no eres mía, hoy eres de otro, hoy otros brazos ocupan y calientan la catedral en la que una vez ore, algún día ya nos veremos y estarás acompañada, de lejos te espiare recordare cuando yo ocupada aquel lugar.
 si… de lejos te seguiré y tu estarás con los hombros ocupados y las manos sudorosas usando el suéter que yo te regale, tu mirada no será la misma tampoco tu caminar, me esconderé si miras atrás no permitiré que descubras que aun mi amor sigue ardiendo, sentiré que soy un cobarde un maldito miserable; me sentare en la esquina y veré como tus besos caen sin medida y tus manos acarician el amor caído, cerrare los ojos y pensare que todo es un sueño que aún nos seguimos amando y que todo fue un mito, pero los abro y están allí, mis lágrimas demuestran el dolor profundo el amor que una vez supimos darnos, sabré que no eres feliz y que el dinero no cubre la vida placentera llena de amor y dulzura, ya se van y tu sombra voltea y mira, es una lisura alzando la mano me dice que aún me sigues extrañando, te vas…

Si, olvidaste la vida que te supe dar, dejaste atrás muestras vivencias y ternuras sabiendo que todo era hasta la eternidad, hoy te podrás ir con otro pero aquello no borra nuestra historia de amor, donde la filosofía y la literatura la creamos ambos, donde aprendí hacer poeta y tu mi princesa, este mundo es cruel si no estás a mi lado, ¿recuerdas? Cuando viajábamos, corríamos, reíamos, llorábamos, gritábamos, comíamos, nos amábamos y disfrutábamos todos los momentos que estábamos juntos, también hablamos deformar nuestra propia familia, hoy todo lo dejaste atrás, hoy otro me roba los sueños ganados.


Quisiera correr y gritar que te sigo amando, pero ambos se agarran de la mano mi sueño corre a llorar y aun así mis manos logran escapar, hoy estoy solo ante el altar que un día me quisiste dar, me quedo solo y triste sin saber el destino mío, tú serás feliz con otro y aquello es mi condena, verte con otro cuando pudiste ser mía.

Pronto mi descanso será eterno, sin interrupciones ni maltratos con la conciencia quieta y la boca ocupada, los años ya han pasado  guardando los recuerdos de una vida sedienta de placer y dolor, hoy mis ojos tienen tu presencia.

No hay comentarios: