viernes, 21 de septiembre de 2012

Y tú me juzgas sin saber el daño



Mis lapsos caídos de memorables cantares
Tu compañero que  juzgas
Injuriando mis patrañas de hombre caído
Te sobresale la pedantería del honor sustraído,
Hombros altivos y desenvainados
Buscas mi desacierto como ratón en lata,
Presentar quejas en vastos valles
Manifestare mis vilezas…
Son los míos y de nadie,
Es que
¿Quieres saber hombre insuperable?
Que el orgullo es más fuerte que mis delitos de antaño
Y tú me juzgas sin saber el daño
Es que solo observas el  detrimento el alma,
Tu alma esta pringoso como el mío
Y sin saber lo vivido andas por las calles dando gozo
Altivo de antaño y ojos relucientes
Morirás en el altar de tus lamentos
Injuriaste lo que amaste y moriste sin desmallarte…





No hay comentarios: