viernes, 26 de octubre de 2012

De un niño a un poeta


Óbito pusilánime de sueños sarmáticos,
Orbe, designios consumados
Por idolatras canallas y ángeles de entrañas,
Irresoluto a tu lado y al de ella,
Tuno de pericia absolutas
Enredo acromado, decisiones tomadas.


Jovenzuelo de anales imborrables,
De caricias prohibidas
De lamentos perdidos,
de manoseos curveados
y llanto desbordada,
el niño entretenerse con lazos eternos y blancos cabellos
sus carritos paseados por carretera de piel
y las mentiras de mujeres atroz
van dando forma a la pluma preservada
a una vernácula articulación verbal,
y ellas sin darse cuenta fueron presas del misticismo al contar.


Es la vida de un niño a un poeta,
de lamentos germinados,
encierros fatales
y desilusiones a cada paso, amordazado de momento,
así se crio un poeta
con experiencias profundas
de visitas infernales hasta el amanecer de la madre,
¡Oh! Asombros femeninos de interpretaciones pobres,
Juveniles asombros de fallas percepciones,
Hay esta el poeta, gimiendo de placeres amoríos,
Riendo de pasadas vulgares de sucio pavimento
Y recordando ángeles eternos de memorables sueños y dulce piel.

Y sigue el bulevar de sueños,
Creando historias a cada esquina
Es el poeta y sus enjambres
Su ira y su dolor,
Su miedo y su travesía,
Su mujer y su amante,
Su furcia y su ángel.

No hay comentarios: